Saltar al contenido

¿Por qué se cae la manija del horno Kenmore? ¿Por qué sucede esto y cómo solucionarlo? – Reparación hágalo usted mismo de electrodomésticos, consejos y recomendaciones para la reparación del hogar.


DIVULGACIÓN: Esta publicación puede contener enlaces de afiliados, lo que significa que si hace clic en los enlaces y realiza una compra, recibimos una comisión sin costo adicional para usted.

El asa del horno Kenmore no es un componente en el que se piense a menudo. Sin embargo, esta es la parte que más manipulas al abrir y cerrar la puerta del horno. Desafortunadamente, el bolígrafo puede caerse después de un tiempo, pero ¿por qué sucede esto y cómo puedo solucionarlo?

Las manijas de los hornos Kenmore pueden caerse debido al desgaste normal después de años de uso. Sin embargo, el uso agresivo, la presión excesiva y los impactos fuertes también pueden romper el mango. Puede reemplazarlo apretando el vidrio exterior de la puerta para asegurarlo antes de quitar los dos tornillos que sujetan la manija en su lugar. Luego coloque la nueva manija y apriete estos tornillos firmemente.

En esta guía, aprenderá por qué se puede caer la manija de un horno Kenmore. Luego aprenderá el proceso paso a paso para colocar un mango existente o reemplazarlo por uno nuevo.

¿Por qué se cayó la manija de mi horno Kenmore?

Antes de sumergirse en el proceso paso a paso para resolver este problema, es importante comprender que no es raro que se salga una manija del horno. El asa del horno se sujeta a la puerta excepcionalmente bien, pero recuerda que todavía no es indestructible.

Estas son las razones por las que la manija de su horno Kenmore podría caerse:

1. Apertura y cierre continuo

En primer lugar, manija del horno puede colapsar debido a la constante apertura y cierre durante un largo período. Esta razón se vuelve aún más probable a medida que el horno envejece porque para entonces el asa se ha abierto y cerrado innumerables veces a lo largo de su vida útil.

Además, algunos usuarios abren y cierran la puerta del horno con más frecuencia que otros. Es por eso que no existen reglas estrictas sobre cuánto tiempo tardará en caerse la manija del horno.

Por ejemplo, algunos hogares solo los usan unas pocas veces a la semana. Entonces, la cantidad de veces que abren y cierran la puerta del horno es relativamente mínima.

Eso no es nada comparado con las personas que han estado usando el horno varias veces al día durante años. En tales casos, los tornillos que sujetan la manija del horno se desgastarán mucho más rápido y la manija se caerá.

Leer: ¿El horno KENMORE no calienta? ¿Como arreglarlo?

2. Expansión y contracción térmica regular

Además de la apertura y el cierre normales, la manija del horno también puede caerse debido a la expansión y contracción térmica repetida.

Recuerda: el horno se calienta mucho cuando lo usas, más aún cuando usas autolimpiante funcionar regularmente. Cuando esto sucede, los tornillos de metal que sujetan la manija montada en la puerta del horno se expanden a medida que se calientan y se contraen a medida que se enfrían.

Después de que esto ha sucedido innumerables veces a lo largo de los años, los tornillos se aflojan y la manija del horno simplemente se cae.

Dado que el calor del horno está causando este problema, no importa si tiras del mango suavemente o no. El mango se caerá en algún momento de todos modos.

Leer: El horno Kenmore muestra el código de error F10 y emite un pitido. ¿Como arreglar?

3. Presión excesiva

Desafortunadamente, la manija de su horno también puede caerse debido a una presión excesiva. Por ejemplo, apoyarse en el mango o presionarlo demasiado fuerte también puede aflojar los tornillos durante mucho tiempo.

En casos más severos, el mango puede incluso romperse por completo si alguien lo empuja demasiado fuerte. Por ejemplo, algunos usuarios pueden apoyarse regularmente en la manija de la puerta del horno, lo que ejerce una presión excesiva sobre la puerta del horno y hace que se caiga.

Leer: ¿Por qué el horno no hornea uniformemente?

4. Fuerte impacto

Finalmente, las manijas del horno también pueden caerse debido a impactos fuertes. Esto puede suceder rápidamente si una olla, sartén u otro utensilio pesado cae directamente sobre el mango.

Al igual que el exceso de presión mencionado anteriormente, el mango puede caerse o romperse por completo.

¿Cómo arreglo la manija de un horno Kenmore?

La caída del asa del horno puede ser bastante inconveniente, pero no es el fin del mundo. Puede arreglar rápidamente la manija de su horno o incluso reemplazarla si la suya se rompe.

Así es como puede arreglar la manija de su horno Kenmore:

Paso 1: coloque el vidrio exterior de la puerta

en primer lugar debe asegurar el vidrio exterior de la puerta del horno antes de hacer cualquier cosa relacionada con la manija. Una abrazadera que sostenga el vidrio en su lugar será útil para esto.

Mantener el cristal exterior es muy importante porque permite abrir completamente la puerta del horno y quitar los tornillos de la manilla sin que se caiga al suelo.

Si está seguro de que el vidrio está seguro, puede continuar con el paso 2.

Leer: Ruido del ventilador de enfriamiento del horno. ¿Cuáles son las razones y cómo solucionarlo?

Paso 2: Retire los tornillos que aseguran el mango

El siguiente paso es quitar los dos tornillos que sujetan la manija a la puerta del horno. Tendrás que hacer esto incluso si tu mango se ha caído o se ha roto, ya que lo más probable es que los tornillos todavía estén en los agujeros.

Debe abrir la puerta del horno por completo para acceder a los tornillos que se encuentran en el interior de la puerta del horno. Una vez que los encuentre, puede desatarlos completamente de la puerta.

Paso 3: Retire el mango viejo

Después de quitar los tornillos, puede quitar la manija vieja de la puerta del horno. Asegúrese de quitar cualquier pieza rota que pueda estar atascada en la puerta.

Este paso también será una gran oportunidad para limpiar cualquier residuo debajo o alrededor de la parte donde colocará la manija de la puerta.

Si bien esto puede parecer un problema pequeño al principio, los objetos extraños, el polvo o los desechos que se atascan pueden evitar que la manija de la puerta se adhiera correctamente a la puerta.

Leer: Por qué el horno Frigidaire no calienta: causas comunes y soluciones

Paso 4: Instale el nuevo mango

Después de quitar la manija vieja y cualquier residuo, puede instalar la manija nueva en la puerta del horno.

Comience alineando la nueva manija con los orificios de montaje. Luego inserte los tornillos desde el interior de la puerta del horno y apriételos lo suficiente para mantener la manija en su lugar.

Cuando el mango esté perfectamente alineado, puede apretar ambos tornillos con un destornillador.

Asegúrese de apretar los tornillos solo con la mano, ya que si los aprieta demasiado puede dañar la manija y la puerta.

Además, no olvide la concha que usó para asegurar el vidrio exterior de la puerta anteriormente.

Paso 5: Revisa el mango

Por si acaso, puede completar este proceso probando la nueva manija en la puerta del horno. Primero, tire suavemente del mango para asegurarse de que permanezca en su lugar sin juegos ni movimientos innecesarios. Si hay algún movimiento, debe verificar dos veces los tornillos para asegurarse de que los haya apretado correctamente.

Puede considerar este trabajo completo cuando esté seguro de que la nueva manija está segura.

¿Se puede utilizar la puerta del horno sin tirador?

Su horno seguirá funcionando bien incluso sin la manija de la puerta. Sin embargo, no debe usar el electrodoméstico hasta que haya fijado firmemente la manija a la puerta.

Recuerda: la puerta del horno se calienta mucho cuando cocinas u horneas con ella, y puedes quemarte las manos si la tocas. Tener un mango te impide hacer eso.

Pensamientos finales

De todos los componentes de la estufa, el mango es el menos complejo con el que interactuará. Sin embargo, es uno de los más importantes cuando se trata de su seguridad y comodidad. El tirador le permite abrir y cerrar la puerta del horno de forma rápida y segura.

Las manijas de las estufas pueden caerse por el desgaste regular o la presión excesiva y el uso agresivo. Afortunadamente, reemplazarlos es fácil ya que solo necesita girar dos tornillos dentro de la puerta para volver a colocar la manija. Asegúrese de sujetar la puerta cuando reemplace o coloque la manija. Esto asegurará el vidrio exterior de la puerta y evitará que se caiga y se rompa.